Portabilidad numérica: es hora de dar el próximo paso

Por Juan Antonio Etcheverry, gerente general de Virgin Mobile.

Sin duda la portabilidad numérica y la Ley de Etiquetado de celulares son importantes avances para una flexibilización integral del mercado de las telecomunicaciones. Si bien, el foco ha estado puesto en la democratización de la conectividad y el acceso telefónico, hoy es hora de dar el siguiente paso: alinear a las empresas de la industria para entregar servicios claros y transparentes.

Es en este contexto se destaca el anuncio que, hace unos días, hizo la Fiscalía Nacional Económica (FNE), referido a la apertura de una investigación sobre el bloqueo de equipos por parte de los operadores móviles a la hora que un cliente se cambia de compañía.

Esta investigación es una importante oportunidad para impulsar la normativa de portabilidad, principalmente frente al amarre que ejercen las compañías con los teléfonos móviles que entregan.

Común es que los operadores móviles bloqueen los aparatos a los clientes con deudas una vez que ellos se han portado a otra compañía, lo cual deja el teléfono inhabilitado y genera un problema para el nuevo proveedor de servicio.

Además, hay muchos clientes que quieren cambiarse de inmediato, para lo que, antes deben confirmar cuántos meses de contrato les restan o pagar una penalidad por dejar el plan en forma anticipada. Por lo mismo, surge la necesidad de transparentar cuáles son los costos reales por servicio, independiente del equipo móvil, al momento que un cliente firme un contrato.

Creemos que la mejor alternativa, para evitar estas prácticas, es que la venta de teléfonos esté en manos del retail y los operadores se dediquen a entregar servicios, como ocurre con la venta de televisores. ¿Te imaginas tener que comprar tu televisor a una compañía de tv cable y después al querer cambiar de compañía tener que pasar por los mismos problemas como pagar penalidades o sufrir el bloqueo del televisor?

Propiciar este tipo de ventas ayudará a que la industria sea más competitiva, pues el foco del operador estará puesto en el servicio, la buena atención y la resolución efectiva de los problemas de los usuarios y no en amarrar clientes con un contrato de teléfono.

Nuestra invitación es a enfocarnos en la calidad, más que en la cantidad, como es la característica en la actualidad. Por lo mismo, es necesario robustecer las normativas que aseguren una efectiva portabilidad y ayuden a disminuir el índice de insatisfacción que tienen los usuarios respecto a los servicios de telefonía móvil, lo que –finalmente- forjará una industria realmente competitiva.

Share this post

No comments

Add yours