Minería para el futuro

Por Pablo Borgeaud, Gerente General de TrackTec

A nivel mundial, Chile tiene una reputación basada en una serie de atributos: su estabilidad política y social, su rol exportador de materias primas de gran valor para la industria productiva internacional y también por tener minería que nos entrega grandes utilidades, entre muchos otros. Somos, sin duda, el mayor productor de cobre del planeta y las oportunidades que nos ofrece la industria nos llama a contar con una planificación de largo plazo que potencie nuestra capacidad productiva de cara a los desafíos propios de un sector dinámico y altamente demandante.

En nuestro país se producen, aproximadamente, 5,6 millones de toneladas de cobre en un año. Esto corresponde, en términos globales, a casi un tercio del total mundial. Las condiciones propias del suelo chileno, en donde se han levantado grandes yacimientos mineros, nos entregan una posición de privilegio que debemos saber administrar para el beneficio de nuestra economía y nuestra posición en el mercado global.

Pensemos, por ejemplo, qué aportes entrega la tecnología a una industria clave en el PIB chileno como la minería. Las faenas, muchas de ellas realizadas en pleno desierto a miles de metros de altura y con condiciones climatológicas difíciles, representan un desafío importante para las compañías. Aquí, el desarrollo de tecnología aplicada que facilite las labores de los trabajadores y aumenten la productividad de los procesos, marcan una diferencia radical.

Labores asociadas a telemetría, control de activos, seguridad del tránsito, monitoreo de operaciones y gestión de flotas, entre muchas otras actividades, hoy son posibles de facilitar de la mano de innovaciones tecnológicas. Para un importante número de empresas del rubro, hoy la minería cuenta con un aliado importante que no sólo impulsa sus negocios a un siguiente nivel, sino que les permite aumentar la productividad y mantener una gestión mucho más controlada y segura.

Lo anterior forma parte del camino que debemos seguir construyendo como país, en especial porque las perspectivas siguen positivas para la próxima década. De acuerdo cifras entregadas por la Comisión Chilena del Cobre, se proyecta que la producción de este metal hacia 2027 alcance los 5.873 miles de toneladas, lo que representa un aumento de 1,7% respecto de la medición realizada en 2015 y una tasa de crecimiento de 0,13% anualmente.

Abramos espacio a los beneficios que entregan Internet de las Cosas, Big Data y las soluciones basadas en la nube. Aumentemos los presupuestos para I+D que son tan necesarios para una industria como ésta. La información sigue siendo el activo más importante de una organización y es ahí donde debemos seguir focalizando nuestros esfuerzos para mantener nuestra posición de competitividad en el contexto internacional de cara a las próximas décadas del siglo XXI.

Share this post

No comments

Add yours